La triste y desgraciada historia del loco de Caseros

Era inofensivo, pero le gustaba verle el culo a las nenitas, y como estaba loco, las miraba con un grosero descaro desprovisto de un mínimo de disimulo. Practicaba un itinerario habitual: salía de su casa, caminaba hasta la estación de … Sigue leyendo