Más de mil kilos

Era de noche, pasadas las diez. Caminaba por Lacroze, desde Cabildo y rumbo al cementerio. Me dolían las piernas, me pesaban los pies… la espalda latiendo y aplastándome hacia el piso como una masa informe de cemento. Tan agobiante era … Sigue leyendo