Buenos Aires en dos piernas

Tengo varias razones para plantear una apología del caminar. Camino porque la vida se ve más clara en su perezosa velocidad de crucero. Camino porque soy un pusilánime del deporte, y mi cuerpo necesita movimiento. Camino porque soy un cazador … Sigue leyendo