La Lucila idiota

A veces el motor es el aburrimiento, o la desesperanza, o la inutilidad de un domingo nocturno al pedo o, en este caso, la dichosa espera por un exquisito plato de gulash… caminando por los alrededores de “La Hungaria”, esperando … Sigue leyendo