Encuentro post mortem

Abrí los ojos: estaba en un gran recinto amarillento; el techo se levantaba por lo menos a diez metros por encima de mi cabeza, y el ancho era, también, de diez metros. Hacia delante y hacia atrás no veía límites, … Sigue leyendo

Tiempo, vibraciones, tiempo, vibraciones, tiempo…

Y termina el año y perduran, un poco, las imágenes. Como las ondas concéntricas que en la superficie del lago se alejan desde el impacto de la piedra hasta volverse otra vez agua plana, así la vibración del recuerdo en … Sigue leyendo