Paladines de injusticia

Un preso me llama detrás de rejas, me pide un pan, un cigarro, me pasa un teléfono. Sigo caminando y me cruzo con una bella travesti con olor a miel: el cabello amarillo, los labios color rosado, dos pendientes gigantescos … Sigue leyendo