¿Crisis?… ¿que crisis?

El mundo chilla en la radio y en la TV, el mundo chilla en los diarios, en el centro, en los pueblos, en la red, en la calle y el potrero, en el ejercicio democrático (¿Macri? ¿Temer? ¿Trump? ¿Rajoy? ¿Merkel?)… pero el mundo apesta.
La mitad cree en el amor, la otra mitad, en la guerra.
Incluir… expulsar.
Aceptar… condenar.
Dar libertad o coartarla: nada en el medio.
Frente a este panorama aparecen estas oscuras fotografías tomadas en un día muy oscuro en un momento muy oscuro que vaticina un futuro muy oscuro.
Frente a esto el escape fácil: toneladas de canabiol, galones de moscato, play station, velocidad, paja al celu, PC, sexo –mil modos de sexo-… mi mujer elije el jardín.
Yo, las palabras –y otras cosas más fáciles también… que no soy ningún santo-
Lo peor de la crisis es ignorarla.
Ya escucho la tribuna cantando alegre por el retorno de la era atómica…
¿Sobreviviremos?

Los comentarios están cerrados.