Madryn de noche: despedida

Todo llega a su fin: la infancia, el primer amor, la lluvia, el frío, la escuela, todo. También el dolor. Y la vida… por lo menos ésta.
Y las vacaciones, desde luego.
La última noche en Puerto Madryn fue por Avenida Brown, costanera, hasta el muelle; giros por el centro, avenida Roca de regreso, y escalera hacia los suburbios pateando por 25 de Mayo, Mitre, Zar… el recuerdo es el de la emoción de la despedida, de las estrellas azules en lo alto y la luna tras la espesura… y la noche serena en los tapiales amarillos, en las ventanas de las casas-nidos, en los postes, en los ríos de luz, en las sombras y en todo alrededor.
Me pregunto si volveremos alguna vez, y si será en esta vida o en cualquier otra de las vidas que vengan.

Los comentarios están cerrados.