Contrapunto

El macrocosmos cultural sufre dolores de parto: miedos, inseguridades, represiones, mentiras…
Y muerte.
El microcosmos natural, en cambio, prosigue en paz con su lenta marcha: las flores florecen, los zorzales cantan, las hormigas trabajan, la brisa recorre la tierra sin saber de donde viene ni a donde va.
“Los encabezados de los diarios son duros y perversos,
y una familia que conozco construyó un arca”…
Ya el mundo humano se prepara para la marcha, para el rechazo, para el combate y la protesta.
Mientras tanto, un planeta azul gira alrededor de una estrella media, amarilla, estable y madura, brillando su potencia en la extensa periferia del brazo de una típica galaxia en forma de espiral.
No heredaremos la Tierra.
Sí, heredaremos la Tierra.
¿Sobreviviremos?

Los comentarios están cerrados.