Tres escenas de amor salvaje

Bahía Blanca al atardecer. Tres disparos, tres fotogramas y las necesidades del amor.
Las dependencias del amor.
La violencia y la indiferencia que se combinan para dar, para tomar, para exigir y arrancar hasta la violenta disolución.
“Rascar espaldas”, dijo Luca;
“Política”, dijo Rajneesh.
Y yo… no digo nada.
Yo soy el que hizo las tres tomas, nada más.
Somos una gran raza -pienso-,
una gran raza caída y sobrevaluada hasta el ridículo.

Los comentarios están cerrados.