Flores, abejas y el fin del mundo

Flores, uno ve sólo flores.
Pero hay más, mucho más…
hay savia, hay clorofila, hay pigmento, hay carbono, oxígeno, células, hay forma y hay color.
Y abejas.
Las abejas son ángeles, seres que viven a medio camino entre el mundo real y el paraíso espiritual;
y son los únicos seres que, naturalmente, pueden transmutar los elementos.
Eso es la miel, el producto de una transmutación alquímica.
Dicen que el día que mueran las abejas se acabará el mundo…
Un signo de los tiempos.

Los comentarios están cerrados.