Geometría

Una parada de colectivo rumbo a La Boca. Una pareja espera bajo extrañas nubes negras de tormenta, mientras la casa se levanta bajo ese cielo que de tan oscurecido parece devastador.
Un remolino gira y gira en esa geometría espectral.
Entonces escupe un rayo, escupe dos… cientos de remolinos escupen rayos y fatigan miles y miles de membranas por toda la ciudad.
Luego, ya sabemos… “ellos” cabalgando en los rayos rumbo a las maquinarias sepultas en el mismísimo corazón de la tierra… sepultas desde mucho antes que unos pocos de nosotros caminara, siquiera, en dos patas.
De tanta sangre caliente -y humana- hambrientos y ávidos estaban. 

Los comentarios están cerrados.