Mary Carmen

Sábado por la noche, tabla de carnes a las brasas, segunda botellita de tinto, restaurante Mary Carmen, en Villa Pueyrredón… escenario del comienzo de nuestro amor.
Mucho ha cambiado desde entonces, mucho y para mejor; llegando casi a los siete años a veces me parece que lo nuestro recién comienza.
Lo único que siempre se acaba irremediablemente es el vino…

Los comentarios están cerrados.