Una de amor necesaria

Ethan Hawke sigue teniendo la misma mirada de nene temeroso; Juli Delpy sigue estando muy loca, incontrolable y verborrágica, y aunque está bastante más gorda que en la anterior, sigue siendo una mujer hermosa.
Es anticine… tres o cuatro tomas durante hora y media y diálogos jugosamente infinitos… es bastante tranquilizador ver reflejado los propios conflictos del amor en ellos; si nosotros a veces no entendemos nada de lo que nos pasa en nuestro nido, me parece muy bien que Celine y Jesse tampoco entiendan mucho.
Esta todo: la meada territorial del macho, la reivindicación -y la venganza- feminista, el sexo y los éxitos y las tareas y el trabajo y la política del amor… también la incomprensión entre los sexos… y los hijos. Y el querer salir corriendo para cualquier lado por miedo a tener que creer.
Un hurra a estos tres artistas -el director es Richard Linklater- que lograron mantener viva una idea profunda durante 18 años.
don’t dream its over…

Los comentarios están cerrados.