Tilcara (3)

Esa primera noche salimos a caminar, visitar la capilla, perdernos subiendo por las callecitas de la noche nueva y rodeados de los perros siempre tranquilos si libres. Más tarde cenamos una picada “norteña” en un pequeño restaurante de los más lindo: pollo en escabeche, berenjenas, escabeche de llama, pepinitos, repollos, quesos de cabra t de los otros, diferentes pastitas, aceitunas verdes y negras, pan casero recién salido del horno, empanaditas, choclo, y muchas norteñadas exquisitas más. Nos bebimos un litro de tinto y luego salimos a caminar al azar, antes de volver al hostel y caer en la cama absolutamente extenuados.
A la mañana del otro día, al amanecer y mientras Paula aún dormía, hice las fotos del balcón del dormi; luego desayunamos y salimos para la cascada, subiendo unos cuantos kilómetros por el cerro Tilcara. La escalada fué bastante trabajosa dado el enrarecido aire de la montaña -todo el tiempo por arriba de los 3500 metros- y el ángulo bastante pronunciado de la trepada.

Los comentarios están cerrados.