Sabado por la tarde en el Malba

Concurrir al Malba para ver a unos capos de la fotografía -y de las instalaciones- nos sacó de casa pasadas las tres de la tarde en una pateada hasta la estación Caseros del San Martín, y desde allí derechito a Retiro para seguir hasta el Malba haciendo unos altos en busca de comida -y para ver si encontrabamos al loco de Regazzoni y sus bichos de metal-, pero no estaba, no está los sabados, sólo estaban los burros de carne y los dinosaurios de tornillos y estufas tiro balanceado.
Luego pan relleno en la parte más cheta de Buenos Aires y, escapando como de la peste, por fin llegamos al Malba, siendo lo más significativo de la muestra Larry Clarke, Nan Goldin y -de pié- Paul McCarthy, cuya instalación “Mechanical George Bush/Pig”, me voló la cabeza por el horror que inspira, tan parecido al horror que inspira el imperio y su régimen a base de bombas y pancartas hipócritamente pacifistas. Salimos puntuales a las ocho de la noche rumbo a la “Ensalada de arte Nº2”, pero eso es otra entrada.

Los comentarios están cerrados.