Crónica de un accidente el sábado por la noche

El sábado a la noche vinieron a cenar unos amigos fotógrafos de mi mujer, yo cociné unas pizzas y ellos se fueron casi a las cinco de la mañana; luego de que marcharan fuí tristemente atropellado por unas botellas de vino tinto y rosado que andaban por ahí, y como no pude dejar de hacer tomas, ésta es, más o menos, la crónica de los hechos…

Jorge unos minutos antes de partir, aún yo estaba en pié
Yo en el momento posterior a ser atropellado por las botellitas de tinto -y rosado-… se nota el desconcierto y la pérdida del sentido espacio-temporal por el tremendo impacto
Dos imágenes desde el suelo fresquito: Paula retirando los platos de la mesa -pasando junto a mi cuerpo siniestrado- y la lámpara, indiferente y encendida
Paula otra vez, no se entiende muy bien si está pensando en llamar a la ambulancia o barrerme con la escoba

Los comentarios están cerrados.