Autorretrato, grafittis y flores (de Caseros a Primera Junta)

A eso de las 12:30 del mediodía salí a caminar, primero rumbo a la casa de un ex-alumno para recuperar un libro y unas películas prestadas (sólo recuperé el libro, las pelis cayeron en el típico agujero negro llamado “no me acuerdo donde están”); luego pasé por la casa de un amigo que hace meses no veo (no lo encontré); pero lo más interesante y verdadero leitmotiv de la salida fué ir a comprar almendras peladas al barrio boliviano de Liniers, y desde ahí patear, por el barrio de mataderos al sur de Juan Bautista Alberdi, hasta llegar a flores. La caminata fué larga y tediosa, serrada y sinuosa; exceptuando unos grafittis muy interesantes, unas flores en el piso y una posibilidad -lograda- de autorretrato en el espejo del bondi de vuelta, la producción fotográfica fué pobre y árida. Pero valió la pena y no me quejo, se trata de caminar, respirar, ver y escuchar música -hoy Vangelis, The Cure y Jefferson Airplane- sin buscar ningún objetivo. Porque si de algo estoy saturado en esta vida, es de los putos objetivos. A las cinco y media de la tarde me tomé el 53 en Primera Junta rumbo a Caseros, llegué una hora después.

Los comentarios están cerrados.