La maldición de nacer donde a uno no le gusta

Alguien publicó en Facebook, hace unas horas, lo siguiente:
“Un Steve Jobs no nace en el “Tercer Mundo” porque el “Tercer Mundo” es una maquinaria implacable que se especializa en exterminar a los emprendedores”
Las palabras son del escritor peruano Mario Vargas Llosa.
Perú, como todos sabemos, es un país del “Tercer Mundo”, ergo, Vargas Llosa también lo es.
Si Vargas Llosa es un producto del “Tercer Mundo”, entonces está “malogrado” por haber nacido, justamente, en medio de esta maquinaria perversa que a todos nos malogra… esto implica que sus palabras, sus ofensivas palabras, resultan banales, irrelevantes, risibles.
Y también resulta irrelevante el post del amigo que publicó, fascinado, las palabras del insigne (insigne dentro de los parámetros tercermundistas, claro) escritor, ya que, también él, nació en esta tierra desesperada.
Habría que poner la mirada -y los oídos- en las bocas “puras, santas y perfectas” de aquellos que tuvieron la suerte -como Steve Jobs- de nacer en el Mundo Primero.
Increíblemente, éstos (Vargas Llosa y el amigo defensor) son los que después defienden, con uñas y dientes, la idea de que todos nacemos con la misma oportunidad…

Comentarios

La maldición de nacer donde a uno no le gusta — 2 comentarios

  1. creo que el escritor lo dice en terminos muy generales y ligeros, cada imperio tiene su cúspide y su decadencia, cierto es que el acceso a vivienda y demas cosas que no estan resueltas en el tercer mundo podrían condicionar el desarrollo de cualquiera, pero no menos cierto es también que la comodidad podrìa adormecer el espíritu de busqueda creativa.en definitiva, un artista ES en cualquier parte y sobre todo porque logra reflejar y transmutar en arte todos los ingradientes de su destino y de su sociedad, aunque muchas veces con gran sufrimiento y pena