Los 80’s entre copetes…

…Escuchábamos Depeche Mode, hace un rato, “Música para las Masas”, en un aleatorio de Windows 7 que te elige temas por año -pusimos 1987, apareció mucho de The Housemartins, Terence Trent D’Arby, Suzanne Vega, The Smiths, REM, The Cure, Mignight Oil, Simply Red y otras cosas que están re súper-, y hablábamos de que los ’80 fueron una patada en el culo directa al corazón del sistema… drogas de diseño, idiferenciación sexual, cuestionarse todos los mandatos sociales y familiares, la Libertad como bandera por sobre todas las cosas… y todo eso y más aún. Pero convinimos que los Depeche Mode eran, en retrospectiva, como “el paradigma de esa época”, los contraculturales por excelencia (el disco anterior a “Música para las Masas” es “Black Celebration”, que traducido al castellano significa “Misa Negra”… toda una petición de principios en cuestiones ideológico-religiosas)… y hablábamos, medio borrachines, de todas esas cosas. Pero entonces arrancó una música igual de revulsiva pero liviana; igual de irreverente, pero totalmente festiva… onda “me chupa un huevo si me muero de sobredosis en medio de la disco… ¡Yo sólo quiero bailar!”…….. y era……..: ¡Prince & the Revolutions!!!
Los Depeche Mode son los papás de los ’80, el norte, un faro en medio de una oscureta que moría… pero sólo Prince logro tener, y sólo él en toda esa época, el verdadero sabor del Champagne.

Los comentarios están cerrados.