Crónica de un fin de semana cualquiera

Vertiginoso el finde: empezamos el viernes con la visita de Boris y unas zapis de muzza y anchoas, muy bien regadas de moscateles helados y acompañadas con fainás cebolleras, y también hubo video juegos en las PC, y más tarde helado de Joman’s mientras veíamos la última peli de Wes Anderson… y más y más hasta que el sábado amaneció y siguió su curso como todos los días, de a una hora por cada hora que pasa, y pasta al mediodía y más juegos, y llegaron las hamburguesas caseras por la noche, gordas y excesivas, mientras se sucedían los videos de “hola, soy Germán” y otra peli luego de cenar, Up, con más helados de Joman’s y también de limón hecho por Paula, que le pasa el trapo a cualquiera de los comprados, y con vasos y vasos de caña mariposa acompañando los helados, mariposa con coca cola “on the rocks”. Y entonces esa noche Boris agarró la cámara de fotos y nos hizo todos esos retratos que aparecen más abajo de las mías, e improvisó con las velocidades muy lentas hasta que todo quedó movido como un flan y patas para arriba como sólo los pibes pueden dejarlo.

Los comentarios están cerrados.