Foto de foto (“los perros perdidos”)

Debe ser triste ser perro y terminar tus días lejos de tus amos; recuerdo que a mi se me extravió un perro salchicha, el “Carpincho” (el perro carpincho, la foto de la foto, la vaca cabra), estábamos de vacaciones en San Bernardo, una tarde regresamos de la playa y el Carpincho ya no estaba… en vano fue la búsqueda, esa noche diluvió y tal vez el perrito, perdido el olfato, extravió la huella y el regreso… en fin, caminar y caminar hasta Marpla o hasta Carmen de Patagones hasta dejar el cuerito bien seco al lado del mar… Estos perros perdidos de las fotos son más cercanos, ayer domingo precisamente salimos a caminar por Palomar, Pablo Podestá y Loma Hermosa -lo de hermosa es una ironía, si uno está a cada minuto a punto de morir asesinado- y me encontré con ellos. En sus fotos sus identidades en un momento más feliz, bajo la mirada y la caricia del amo. No se porqué me fascinan tanto esas fotos de “los perros perdidos”, vaya a saber uno. Y luego lo demás que puede encontrarse en un domingo que muere de a poco llevándose al olvido este fin de semana particular que, como “Pepe”, ya no volverá.

Los comentarios están cerrados.