Barracas; Parque Patricios y la abandonada cárcel de Caseros

El domingo al mediodía nos tomamos el 53 rumbo a Barracas, en donde aprovechando uno de esos espejitos redondos hicimos un par de autorretratos también redondos -demasiada pizza y moscatel-. Nos bajamos en Entre Ríos y, caminando a la derecha, nos internamos en las tierras del “Globo”… tierra solitaria y herrumbrada, antigua, oscura, peligrosa, adjetivos acentuados más aún por la soledad del domingo gris y lluvioso. Caminamos muchas cuadras y ejercitamos varios retrocesos y contramarchas para poder evitar el robo… finalmente decidimos regresar al pasar frente a un grupito de jóvenes que fumaban paco bajo los arcos del estadio de Huracán, literalmente se encontraban fuera de sí, como tristes habitantes perdidos en un planeta que está aquí y que uno no quiere ver ni alcanzar -por lo menos no mediante ese medio y su funesta consecuencia-.
Volvimos a la avenida Caseros y caminamos hacia 9 de Julio, encontrandonos con la antigua cárcel de Caseros rodeada de unos fantásticos grafittis -y una oscuridad energética digna de peícula de horror-, finalmente y un par de horas después, nos dedicamos -ya en San Telmo- a encontrar un sitio para cenar. Pero de eso -y sus imágenes- se trata la próxima entrada.

1 3 4 5 6 7 8 10 11 13 14 17 18 20 21 22 24 26 27 2 9 15 19 23 25 28 12

Los comentarios están cerrados.