Adiós a Salta

Enero de 2012, el bar al amanecer en La Quiaca, luego de Llavi y Cachi y Humahuaca y de todo lo anterior. Tomamos el micro hasta Salta capital, control de gendarmería en el medio -todos los bártulos por el piso y al pedo-, llegamos cerca del mediodía y abordamos otro bondi rumbo al aeropuerto… en Salta capital está prohibido el uso del celular a todo volumen, y en los bondis rezan los cartelitos desde las ventanillas, para emular. Aeropuerto Miguel de Güemes, lluvia, el avión de Lan que llega y ya la nostalgia que se apropia del alma y aún pisando tierra norteña. Quiero regresar.

1

2

3jpg

4

5

Los comentarios están cerrados.