Camino a las Pozas del Vagante

Desde Coroico se puede ir caminando, descendiendo la montaña por picadas verticalísimas, hasta el río Santa Bárbara, en donde se encuentran las “Pozas del Vagante”, unas ollas de agua profunda y cristalina en donde uno se puede refrescar del calor del día y salvaguardarse un momento de los “chuspis”, que le dejan a uno la piel como una obra de Yayoi Kusama. Esa tarde caminamos horas bajo el cielo nublado, extasiados por la belleza y las soledades de los Yungas bolivianos, y cuando llegamos al río ya caía el sol… por lo tanto regresamos prontamente, esta vez caminando hacia arriba. Luego de horas de caminata y de un tremendo esfuerzo ininterrumpido llegamos de regreso a Coroico ya pasadas las nueve de la noche.

1 2 3 4 5 6 7 8 9

10

Los comentarios están cerrados.