Domingo en Tesei

Domingo en Tesei, Villa Tesei. Los domingos, más allá del sitio por donde se vaya, pueden ser peor que los lunes; y más aún cuando susurran con el sonido del viento helado, brillan con los colores apagados de la tormenta, permanecen solitarios como las casa vacías tras las rejas y huelen con el espanto cloacal humano que, entre las grises fábricas abandonadas y los asentamientos de nido de cartón, recuerdan a otro Tesei, el de la secundaria en Hurlingham, los horarios mañaneros, los problemas de conducta, la soledad de la avenida Roca en el invierno y las rateadas de rigor… a mis trece años… y ya era, entonces, un bajón.
Pero al igual que de las negras nubes brota agua clara y fecundante, así las fotos del último domingo en Villa Tesei. Fotos totalmente disociadas del ánimo del disparante, muestran un color particular en un barrio particular de una provincia particular en un país particular de un continente particular en un planeta particular que flota incomprensiblemente en este infinito universo que, aparte de particular, es el único que conozco. Por lo menos yo.

12 3 4 5 6 7 8 9 10 11 13 1415 15b 16 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33

Los comentarios están cerrados.