La Boca en tres fotos sin arbitrio

Triste celebridad de balón la de La Boca… barrio de inmigrantes y efluvios cloacales, de puerto fallido y de terminal de bondi con reminiscencias mañaneras de novela de ciencia ficción; si casi hasta otro obelisco llegan a tener los bosteros, igual de erecto que el de la city pero de hierro… pesado, rojo y oxidado como el corazón de una estrella muerta flotando por el espacio sideral.
La vista fotográfica es desde las terrazas de PROA; el contexto, una muestra porteñosa de sabor incierto e imposible de clasificar. Lo importante, los amigos. Y desde luego la cena en Gambrinus y la charla que reconforta porque es de esas charlas que casi ya no suceden entre seres humanos, porque tanta desinformación adrede y droga tecnosa al pedo han logrado enmudecer las inteligencias. Y vuelvo e insisto: al pedo, sí, pero con el mismo propósito demoníaco de encerrona elemental.
En fin, ya estaba en llamas cuando me acosté. Y que al obelisco de lo metan en el orto.

3 5

7

Los comentarios están cerrados.