Regreso a La Paz

La mañana límpida en Coroico intentando en vano atrapar las imágenes del paraíso boliviano en una retina que con el tiempo olvida y deja el ansia sola y triste en el corazón. Bajo un sol demoledor y una sombra fresca nos subimos al micro y regresamos a La Paz… dejamos atrás Los Yungas y subimos y subimos hasta la nube y el frío y la eterna lluvia que vive en esas alturas. Más tarde, de nuevo la ciudad, la misma habitación de hotel y el Illimani frente a nuestros ojos. Y más tarde la noche tormentosa sobre el Alto y la cena y las largas caminatas entre las callecitas de La Paz.

2

3

4

5

6

7

8

Los comentarios están cerrados.