Última noche en Copacabana

Regresar a La Paz. El mercado de Copacabana triste y solo en las lentas penumbras del atardecer; el lago azul en las sombras, el Perú brillante en el horizonte bajo esas eternas nubes de pesadilla… otro mundo, otra realidad. Los patos de plástico y de metal descansando por unas horas del agua, de los pibes y del pedaleo, lo mismo las lanchas y los puestos de comida todo alrededor del Titicaca. Una charla filosófica acerca de los objetivos y las presiones… aún lo recuerdo, entre mates, haciendo fotos, tratando de atrapar lo que no se puede atrapar, porque lo que veo en en las fotos resuena en el recuerdo guardado dentro de mi corazón…. eso es un poco más real, pero ya no está. Tal vez hoy lo más real es su ausencia, esa que duele. Luego, truchas picantes. Más tarde, la lenta caminata hasta el hotel, viendo las calles desnudas y silenciosas por última vez.

8 9 10 11 12 13 14 15 17

18

Los comentarios están cerrados.