Viaje en tren

Siete de enero de 2014, Plaza Constitución, el “gallo de hierro” -de los últimos que quedan en pié- parte hacia Bahía Blanca. El proletariado llega a la función, muchos niños, familias, boy scouts, heladeritas con cervezas bien frías y un bicho muerto, tal vez un corderito. Y mates. La formación llega y la masa se agolpa frente al andén. El tren parte y rumbea saltando bajo el amarillo del ocaso y en el horario acordado… hace calor y hace felicidad, a los niños les gusta el tren, y a mi también.
Dicen que estos gallos viejos ya serán reemplazados por los nuevos coches, con aire acondicionado y vidrios pecera… una lástima: es muy lindo sentir el vientito jugando en la cara, tanto como estar conectado con el aire que respira aquella señora que va -o que viene- del chino de la otra cuadra con la bolsa de las compras llena de paquetitos de colores brillando como una promesa de amor.

1

4

5

6

7

8

9 10 11 1213

Los comentarios están cerrados.