El camino

“El camino me atrapó”… frase que me gusta especialmente porque me recuerda a las épocas de aquellas soledades bailables en el extinto “Ave Porco” de Avenida Corrientes, con sus chanchos voladores y su fauna humeante de híper diversidad sexual… Ahora es otra cosa.
Saliendo del “Imperio de la pizza” uno encuentra unos caminos que, en minutos, lo alejan y mantienen al margen de la civilización moderna que todo lo enmudece y banaliza: en ese camino hay silencios que suenan, grillos, perros, sombras y soledades que vibran en la noche profunda y se multiplican en cada paso. El camino es el que sigue la línea del ferrocarril Urquiza y atraviesa el campo de La Agronomía en su totalidad. Luego sigue la línea y hay opciones: la mejor es rumbear en Villa Devoto para la línea del San Martín, pasando de los electrones al diésel, que es como pasar del sexo virtual a un cuerpo vivo y caliente, y seguir pateando por ahí hasta llegar a Santos Lugares, perderse en sus laberintos de barrio medio y proletario, y regresar al tren hasta llegar a destino: Caseros, puerta del west bonaerense, geografía de mi vida y de mi hogar.

1 2 3

IMG_7300 4

Los comentarios están cerrados.