Tres días en la vida

Días de sol y calor, de caminatas nocturnas, de grillos cantando en la espesura virgen, de films luego de la cena y la familia, de vino tinto, de cordero a la parrilla, del Tom y de la brisa que rodea todo lo demás. Villaventana en verano es una especie de Meseta de Leng sin los horrores a la vista, pero que se asemeja a ella como a un desierto arábigo, al Sahara, sin hilillos de agua fresca en donde mover los pies, sin tregua. Igual hay pileta, lo que cambia toda la ecuación. Las fotos componen ese tipo de caos que sólo sucede cuando se veranea con la familia… un perro, una fruta, la sonrisa de mi viejo, las sobrinas y la danza nocturna bajo las estrellas…

4

1

2

4

1

4

2

3

3

Los comentarios están cerrados.