Domingo que me haces mal y sin embargo…

123 hasta Chacarita el último domingo, y desde allí, dos piernas -cuatro- todo derecho por Lacroze hasta Cabildo y entonces fondo blanco hasta la cancha de las gallinas, en Nuñez. La intención era llegar al río, cruzar por ese puente gallináceo hasta la Ciudad Universitaria y luego enfilar todo derechito por la Gris Costanera hasta el Puerto, y finalmente Retiro-tren, pero el triste balón argento vicioso violento y elemental mantenía al sesenta por ciento de las calles de Núñez más clausuradas que el culo plástico de una muñeca… y clausuradas hasta para los peatones… al margen, nadie chilla por eso, no, por el fulbo que paraliza el mundo -empezando por el bocho-, no. Y cientos de canas al remil pedo parados por ahí, chupando vino en cajas, fumando caretas y cuidando a las gallinitas cantoras… subdesarrollo en estado bruto. De todos modos mantuvimos muy alta la moral -que más puede uno hacer- y regresamos al barrio chino para clavarnos un picantísimo Kon Pao de cerdo, pero al final vueltas y más vueltas hasta que ganó el menú tedesco… entonces 44 hasta Chacarita, y de nuevo hasta Gambrinus, y entonces salchichas alemanas con chucrut más mollejitas saltadas al verdeo con papas fritas, y una soda y un totín, y de nuevo 123 manso y tranquilito hasta casa. Fin de la cita.

1

2

4 6 7 8 9 10 11 12

Los comentarios están cerrados.