Caseros, Morón, Ramos Mejía

Salimos de casa a las 15hs, previa guitarreada intensiva. Pateamos siguiendo la vía muerta de Palomar hasta el acceso Oeste, dejando atrás las tierras yermas del aeródromo militar, con sus tristes almenas hoy oxidadas. Luego llegamos a la plaza San Martin, en Morón, para enseguida darnos cuenta que el festival musical no era allí, sino en una escuelita a más de treinta cuadras. Entonces decidimos seguir caminando hasta Ramos Mejía, en donde terminamos cenando arroz con Mariscos en “Carmen”, gallegueada de la hostia bien regada con un Norton Barbera, más una copita de jerez, más una copita de limoncello. Al salir, un heladito en Tempo, sobre Avenida Rivadavia, tan sólo para comprobar que han logrado mantener la calidad de sus cremas. Ahora son las 23:51 y me voy a dormir, previa ducha fría: mañana a las ocho el despertador y el mate amargo para luego volver, esta vez pedaleando, hasta Morón, para entonces componer con el grupo de Taller 1 la fucking forma musical con ruidos corporales…

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20

Los comentarios están cerrados.