Necesidad de Sol

La necesidad de sol nos llevó a caminar desde casa hasta Ramos Mejía; luego del café con leche y el tostado de jamón y queso frente a la plaza el curso giró a la izquierda por la entrópica avenida Rivadavia hasta la bombardeada Ciudadela, y desde ahí siguió la caminata, con la estrella brillando en la espalda, hasta que el barrio boliviano hizo su aparición en el hormiguero de Liniers. No pudimos evitar que se nos pegaran unos ajíes picantísimos y unas harinas del altiplano del país hermano, pero no mucho más que eso… la vuelta fue de bondi y de papas en la verdulería, y ya sube el exquisito aroma del pastel que mi chica cocina mientras escribo.

1 2 3 4 5 6 7 8

9

Los comentarios están cerrados.