Calidoscopio invierno

Una mirada viva frente al objetivo, y la imagen de la imagen también. Luego cuadras y cuadras bajo los pies y el sol pasando en su elipse… loros en la ventana, perros en el anuncio, un felino con ojos como vidrios de una catedral. Y la sombra, siempre la sombra.
“En el otro mundo no hay sombras”, dice el viejo Juan mientras Carlos se pierde en tomar notas; pero el calidoscopio está más allá de ello, de ellos, del tiempo del reloj y también de conseguirlo, llegar, acabarlo; y, por supuesto, de esto que escribo. Estamos enfermos de sed de gloria, y si la vida brilla como el sol siempre brilla en TV, entonces la Luna es más Luna en la imagen que la Luna ahí arriba… y sin embargo, la contradicción: se hace la foto y luego se publica. El lenguaje que intenta expresar lo real es un código que, como el chicle, se pega en el pelo y en la planta de los pies, y se mastica y se mastica hasta que pierde todo el gusto y se vuelve duro; entonces se escupe.

1 2 3 4 8 5 9 6 7 10 11

Los comentarios están cerrados.