Cumpleaños feliz

Entendiendo claramente que no hay mejor modo de comenzar el festejo del cumpleaños propio que comiendo unas zapis en Santa María de las Chacaritas y bebiendo sus moscateles helados, nos subimos al 123 y entonces allí nos dirigimos para luego encontrarnos con unas calabresas picantes, unas fugazettas rellenas, unas espinacas con salsa blanca, moscateles y cervezas varias… hasta que, bien pasadas las doce, el lugar se vació y levantaron hasta la última silla. Y entonces nos sugirieron amablemente que levantemos campamento, pues más allá de mis flamantes 43 abriles, la vida continúa en su imparable afán circulatorio.
Las fotografías de mi etílica estampa pertenecen a mi chica Paula, no así mi ya acostumbrado exceso de photoshop.

1 2 3 5 6 7 8

Los comentarios están cerrados.