Gente hormiga

Gente hormiga, deambulando por calles de neón, contadas como granos de sal entre extensos campos a oscuras; gente hormiga, con sus cabezas-antena, tumbadas en la almohada, esperando el grito del despertador que chilla y chilla y patea el trasero justo debajo del
coxis-felicidad, para poder arrancar, una vez más, hacia el prólogo del ocaso…

city

Los comentarios están cerrados.