Escapando del lunes

A pesar de saber que es imposible, me escapé del lunes. Cámara de foto en mano, salí a caminar en la puesta de sol rumbo a Tropezón. Pasé caminando por la puerta -cerrada- del Cristo Rey, y sentí el vértigo del tiempo en un lejano vislumbre de la 65, que ya no es. Luego, siguiendo la línea del Urquiza rumbo a Capital, patee hasta Villa Lynch, en donde giré en sentido derecho hasta alcanzar la línea del San Martín para regresar, ya en la noche, al nido. Cenamos una pasta con verduras cocidas al vapor… y ya estoy listo para escaparme otra vez, esta vez en bici, porque son las 21:41 y sigue siendo lunes.

Comentarios

Escapando del lunes — 8 comentarios

  1. I like the way in which this article was presented for us to enjoy. It has a certain flair about it that places it first above many that give us a good reason to think.