Ego si, ego no, ego puede ser, chau ego

-Están convirtiendo todo esto en una religión de boludos!- gritó.
Y salió corriendo a comprar flores.
Así de idiota, así de contradictorio y estúpido.
Entonces el aceite en las venas, y la cámara y el espejo -y todo lo demás, que es mejor dejar atrás-…
La verdad es que no hay salida posible si no es por la puerta angosta.
Y no es cierto que todos los caminos lleven a Roma, algunos desembocan, luego de una lamentable espiral descendente, en el puto infierno.
Y satanás contento.
-Uno menos- cuenta el diablo mientras espera su hora… así de idiota, así de contradictorio y estúpido.
Y entonces… se acabó.
El ego nunca puede, no llega, no tiene fuelles para respirar esas sutilezas.
El ego es un espejo, una ideología, un programa, un cancerbero sin motivo ni razón.

6 4 3

Los comentarios están cerrados.