Niña contraluz

Puente peatonal, estación Santos Lugares.
Cae el sol, primer domingo de diciembre.
La brisa es suave, los silencios son de eucalipto;
trenes que vienen y van, gente que sube y baja, llega y se va.
Yo voy hasta el extremo del andén y disparo a contraluz…
una, dos, diez, decenas de veces.
Entonces arriba desde Retiro una nueva formación,
baja una familia: el padre y dos niñas; la más grande de la mano de papá.
Caminan por el andén, suben la escalera y se colocan, por un instante, a contraluz.
Entonces un último disparo -el único y necesario-… pasan presto y se van.
Desaparecen para siempre.
Dejan, para el regodeo de ojos extraños, una imagen y un detalle de esa imagen.
Una niña que salta y juega en otro mundo.

Niña contraluz 1 Niña contraluz 2

Los comentarios están cerrados.