Un domingo bajo los efectos planetarios del pegamento-amor

Claro, solemos olvidar el contexto planetario. Damos por sentado el cielo azul, el oxígeno, las nubes, la estrella que calienta e ilumina.
Damos por sentado nuestras piernas, las fosas nasales, los minerales que integran los componentes electrónicos de la cámara de fotos, la computadora, la velocidad de la luz en los cables, la energía.
Damos por sentado, desde lo placentero, el comer una sopa. Damos por sentado, también, el proceso de la alimentación -diría Carl Sagan: “si tuviésemos que digerir una manzana a voluntad, probablemente moriríamos de hambre”.
Automatismos, cambios que, de tan profundos o de tan inapreciablemente extensos, se vuelven nada, una irrealidad que, de tan dada por sentada, desaparece.
Pero no: vivimos en un planeta. Este planeta gira, junto a ocho compañeros, alrededor de una estrella.
Esta estrella es responsable de todo lo demás: aire, alimentos, calor, brisas, minerales en mi cámara de fotos.
Uno no suele ir por ahí caminando, diciéndose a si mismo: “estoy caminando sobre la superficie de un planeta hermosamente minúsculo que forma parte de un sistema planetario que gira alrededor de una estrella que es de las estrellas más comunes del universo, que está por ahí, en la periferia de una galaxia espiral típica, entre miles de millones de galaxias, incontables galaxias, infinitas”
Yo a veces lo hago. Si lo hago a conciencia, y si me sale bien, puedo lograr activar mis lagrimales. O que me tiemblen las piernas.
Frente a este tipo de emociones, la política pierde un poco de sentido, también la guita, el bien y el mal pierde un poco de sentido, hasta la muerte lo pierde. Lo cósmico tiene ese poder… y la verdad es que todo lo es: cósmico.
No lo pierde la idea de Dios, por lo menos no para mí… aunque sí lo pierde la iglesia institución (y lo pierde por mucho menos que ésto).
Tampoco lo pierde el amor. Nunca.
El amor, creo yo, es la fuerza que justifica todo este universo, es la fuerza que lo une y que lo mantiene así, unido.
El amor es, diríamos, el pegamento esencial de todas las cosas.

1 2 3 4 5 5b 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29

30

Los comentarios están cerrados.