¡Hacéte un mapita!

-¿Vamos caminando?- me pregunta mi mujer.
-Bueno- le contesto, -pero esperá que hago un mapita-
Entonces me siento frente al Google Maps, Buenos Aires, y elijo un itinerario: “Salimos de casa, doblamos a la izquierda por calle tal, caminamos tres cuadras, doblamos a la derecha por calle cual, derecho doce cuadras, pequeña U a la izquierda y seguimos derecho, catorce cuadras hasta cruzar la vía, y en la primera doblamos a la izquierda media cuadra hasta el puente, lo cruzamos, caminamos tres cuadras y doblamos a la derecha y le damos derecho por calle fififí veintidós cuadras, cruzamos avenida fofofó, ahí fififí se trasnforma en avenida cucucú, seguimos por cucucú treinta cuadras hasta cruzar el Acceso Oeste, seguimos seis cuadras y doblamos a la derecha, veintiseis cuadras hasta cruzar la Panamericana, o cruzar Balbín, o Maipú, o Corrientes, o nos detenemos en un bar a birrear, o entramos en cualquier panadería a tomar café con leche con sánguches (¿sándwiches?) de miga, o paramos porque llegamos al restaurante, o al cine, o a la plaza, o al concierto, o al Río de la Plata”…
En estos años hemos ido a “La Hungaria”, caminando… al “Fortín”, caminando… a “Los Sabios”, caminando… al “Imperio de la Pizza”, a la Plaza del Congreso, a Villa Ballester, a “José”, a “Pikito”, al “Cedrón”, a San Antonio de Padua, a Olivos, a Morón, a San Martín, Ramos Mejía, Villa Tesei, Flores, José León Suarez, Lomas del Mirador, Belgrano, Costanera, Villa Martelli, Munro, Martínez, San Isidro, Acasusso, hasta el Río de la Plata hemos llegado caminando. Horas, dos horas, cuatro horas, seis, ocho, diez horas caminando. Y siempre saliendo desde la puerta de casa, en Caseros…

En estos días estoy por retornar a mi psicoterapeuta, en realidad es una nueva terapeuta, transgeneracional. Me envió un cuestionario por mail para que responda una serie de cuestiones. Una de ellas pregunta: “¿que es lo que más te gusta hacer?”
Primero pensé “tocar el piano”. Luego “tocar la guitarra”. No, “cocinar”. No, “viajar”… “hacer fotos, escribir, ver pasar las nubes, hacer el amor, escuchar músicas, tocarme el pito, ver películas, series, documentales, escuchar radio, apagar la radio”…
Luego pensé y pensé y me di cuenta que lo que más me gusta es caminar. Caminar me libera, me sana, me olvido de mí mismo mientras camino, me olvido de mi ego, de mis necesidades, del tiempo, de mis neurosis y de mis deseos insatisfechos.
Algo le hace el caminar a todo el sistema, algo bueno, mucho mejor que todo lo demás combinado. No sé que le hace, pero completar el mapa del sitio donde a uno le tocó vivir es un montón, y es un modo, también, de pelearle a la contra, al miedo perennemente inoculado por los “miedos de comunicación”.
Caminando así, siguiendo el recorrido de un mapita planificado desde la aséptica seguridad de la PC,  siempre regala sorpresas: en la calle nos hemos encontrado con bellas realidades y con lamentables realidades, peligrosas, oscuras, epifánicas, soñadas, llorosas. Uno descubre que la colmena humana es un calidoscopio que brilla con todos los colores del espectro, desde los más cálidos y brillantes hasta los más fríos y oscuros. Hasta ahora logramos sobrevivir; no se si es la suerte o la protección divina, y aunque apuesto por la segunda, vaya uno a saber si no vienen en combo.
En fin, caminar es como subir una montaña. Recuerdo esa frase estampada en una serigrafía que mi hermana compró hace muchos años en San Carlos de Bariloche:
“Lo que se puede de veras es tan poco, que hay que hacerlo una vez, aunque sea.
Subir una vez una montaña, aunque subir cueste,
aunque la cuesta sea pesada, aunque respirar cueste,
porque respirar se acaba”
Si uno no camina acá… ¿cuando caminará?… ¿y donde?. En otra realidad… ¿tendrá piso para pisar?, ¿tendrá pies?, ¿y dos piernas?, ¿calles?, ¿avenidas?, ¿praderas?, ¿montañas, ¿autopistas?… y lo que es más importante: ¿habrá otra realidad?
Yo creo que sí, pero creer es afirmar lo que no se puede probar. Ahora es el momento, eso está claro. Ahora o… ¿nunca?
No. Fuera el nunca:  solo hay ahora.

1 2 3 4 5 7 8 9 10 11 6

Los comentarios están cerrados.