San Telmo, Elefante blanco y comida africana

La decisión de dejar un poco de beber moscatel helado y comer pizza a dos manos, cambió todo el itinerario y los destinos del sábado. Comenzó en soledad, a bordo del 53 hasta San Telmo para hacer fotos y caminar un poco por zonas no muy transitadas por mi pequeña humanidad; luego de hacer algunas fotos -y zozobrar lastimosamente- caminé, arrastrando el cuerpo cansado, hasta la cucha Gaumont, en donde coincidí entonces con mi chica para ver “Elefante blanco”, film que, agradecidamente, me provocó una constante, creciente e ininterrumpida emoción liminar y hasta por momentos lagrimosa. No pude dejar de constatar, viendo la última producción de Trapero, que yo podría haber sido, también, sacerdote o monje tercermundista. Luego del tremendo film nos fuimos pateando hacia “El buen sabor”, un restaurante africano seleccionado por mi chica, cuyo propietario y chef, originario de Camerún, lleva adelante en el barrio de Villa Crespo con mucha sencillez y buen gusto. Y es, también, asombrosamente económico considerando el exotismo de los platos.
Luego caminamos entre el aire helado y bajo la luz de la luna hasta Chacarita, en donde nos subimos al 123 rumbo a Caseros, en donde vivimos.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 1 (1) 2 (1)

Los comentarios están cerrados.