Una sola certeza

Acabamos de regresar… fiesta.
Música, amigos, humos y alcohol.
Cuarenta y cuatro años, más diez de doce.
Las horas se arrastran como se arrastra el caracol sobre el filo de la navaja.
Los años se acumulan y los desconocidos ya superan a los amigos… y al igual que el cementerio y el basural, no encuentro el modo de habilitar espacio.
Igual respiro, me maravillo y tiemblo.
4:32, sábado a la noche, fin del otoño.
Mil y una noches de preguntas sin respuesta…
y una sola certeza.

certeza

Los comentarios están cerrados.