Tupiza al atardecer

Volvimos de la feria “de los Reyes Magos”, plena de sol, abejas chocolatadas y mi primera misa en tierra boliviana frente a la Virgen de los Remedios; pasamos por el hotel y luego salimos a caminar el pueblo, mientras el sol dejaba la posta a la luna y nosotros, como esponjas vivientes, nos embebíamos de la atmósfera calma de un pueblo orgulloso de sus valientes.

Los comentarios están cerrados.