Solo queda esperar

Nunca hubo más que esperar. Dejar que pase la ola, hacerse chiquitito para que la tromba nos ignore, ocultarse detrás de una brizna de hierba, en el nido de un colibrí, dentro de una semilla de mostaza. Esperar. Se nace y se muere, y en el medio se espera. ¿Y que se espera?… se espera que canten los ángeles, que llegue la libertad que nos haga libres. La paciencia espera, y así todo lo puede. El amor espera, y acepta. Espera la soledad de pie, espera en silencio, respirando el aire que encuentra, bebiendo un vaso de agua a temperatura ambiente. Espera feliz por la espera.
Luego, mientras se espera, se sale. Y se ve lo que es, la vida, el tiempo, la organización de la colmena humana.
La verdadera libertad consiste en ser feliz tan solo por poder esperar. Desespera el que espera y no quiere esperar, pero esperar es la esencia de todas las cosas… ¿acaso la semilla no espera la lluvia, la luz del sol y la brisa?
La flor florece y espera las visitas aéreas que la multiplicarán por el orbe planetario. Fe, esperar es tener fe.
Detenerse en la espera, sentarse a encontrar el éxtasis en el micromomento es lo único real.
Lo demás es vanidad, invertir en quimeras.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17

Los comentarios están cerrados.